Hi… Again ¬¬;

Bueno… pues nuevo blog… a ver si este está más chido que el de ciudad de blogs… al fin… es el mismo server XD… … si no… aqui ando XD

Anuncios

Al fin puedo postear de nuevo, tuve varios proble…

Al fin puedo postear de nuevo, tuve varios problemas –como si a alguien le importara–: Perdí mi computadora, perdí todos mis archivos, estuve alejado de la tecnología por una semana –¿¡Saben lo qué es eso!? –, lloré por una nueva computadora, la conseguí y ahora soy feliz con una MacBook negra, de Apple… Le Chien se llevo mi PC para arreglarla a cambio de un poco de información, no mencionaré de qué, porque puedo resultar lesionado por alguien. Ahora sólo resta esperar a que la arregle –Por cierto, ¿Para cuándo va a estar lista Lázaro? –y disfrutaré nuevamente de mis perdidos 25 GB de música que tengo almacenados en esa maquina. Una cantidad nada despreciable; claro, tampoco es tanta como en otras computadoras de amigos o de algunos freaks que tienen mas de 150 GB de archivos. No se sobre que mas hablar; pedas, siempre son iguales: alcohol, botana, mucho cigarro, algunos borrachos caen, algunos se enferman por tomar muy aprisa –Verdad rojo –y lo que podré mencionar en el siguiente post, porque ahora ya tengo sueño, serán mis ratos de ocio en Starbucks y demás locales para pasar el tiempo sin más. Eso sí, estoy feliz de poder postear nuevamente, el Safari nunca se dejó…

El wallpaper clásico de Mac

Ajusco T-T ***

Este fin de semana fuimos al Ajusco con la idea de acampar y caminar, convivir con la naturaleza; lo único que se logró fue una borrachera más, tan fuerte como las anteriores y una gran cantidad de vómito, imposible de creer que haya sido producida por dos personas solamente. Lo gracioso del vomito es que todos están en pares, junto a la fogata, entre los arboles, en varios lados pero, como ya dije, todas las plastas en parejas.

La fogata, hecha, no con leña, sino con parquet que Roberto llevó de su casa… Una solución ingeniosa, especialmente por el barniz que cubría la madera y hacía más efectiva la combustión. Lázaro acabó mal, Eduardo acabo mal, Cesar acabó mal, Roberto se rió de todos, y yo… Acabe mal y garabateando un texto ilegible en la Moleskine que poseo. Comenzamos tomando cerveza, eran seis paquetes de marca Indio y tres de marca León. Cada cerveza contiene 355 ml, cada paquete contiene 6 cervezas; tenemos 8 paquetes de cervezas que nos da un total de 48 cervezas y 17,04 L de cerveza. No era lo único, también compramos dos botellas ─como si la cerveza no fuera suficiente, y no lo fue ─: una de vodka, Smirnoff, y otra de ron, Torres 5; con tal cantidad de alcohol para cuatro personas no es sorpresa que el lugar haya terminado muy sucio, vomitado, orinado y con varios kilogramos de basura. Eduardo haciendo equilibrio en la banca frente a la fogata, Lázaro diciendo estupidez y media, Cesar llenando su celular de alcohol, Roberto riéndose de todos ─y de paso cuidándolos ─, y yo, muy borracho como para recordar las cosas con total claridad.

Muchas cosas que mencionar; ¡Finalmente logramos encender una fogata decente!, frases como: ¡Baila borrachín! !Esa no es nuestra fogata! !No orinen tan cerca!… Son muchos los sucesos.

También está la reunión del jueves en Coyoacan, mucha cerveza pero, aun así, no tanta como en el Ajusco y con diferente compañía: Marisol, Oscar y Roberto ─uno diferente al del Ajusco ─. Iniciando en una cantina frente a la Plaza Hidalgo en el centro de Coyoacan, después en un bar ubicado en Carrillo Puerto, también en Coyoacan y, finalmente yendo al Superama de Copilco para comprar cerveza barata y beberla en el estacionamiento de la Facultad de Contaduría y Administracion, en la universidad. Este año ha comenzado con bastantes reuniones y espero que siga así… Exceptuando el vomito, la cruda y las lagunas mentales… Por cierto, también yo vomité, pero sólo una vez y en la mañana, ya cuando la cruda comenzaba.

Ciclos nocivos ↑→↓←

Yo tengo algunos ciclos que son nocivos, no sólo para mí, también para las personas a mi alrededor. Uno de los ciclos que he descubierto es que cada dos años cambio mi vida, en más de un sentido y esto conlleva un ciclo de aceptación al nuevo ser que soy y descubrir una nueva manera de integrarlo a la sociedad. Este cambio no me hace otra persona, me hace ver las cosas de una manera nueva, que no habría visto antes del cambio; el ultimo cambio sucedió el primero de octubre del año pasado, no me atrevo a mencionar la naturaleza de este ni las circunstancias que lo provocaron. El nuevo ciclo que descubrí recientemente es uno más específico… No soy capaz de conservar amistades femeninas intactas por más de un año, es extrañamente imposible, es algo que no planeo, que no pienso, sólo sucede y cuando me he dado cuenta que va a pasar es demasiado tarde para evitarlo. Y las dos veces que ha pasado recientemente, ha sido en situaciones de riesgo, de que aquello que se pierda sea algo más que la amistad, tal vez un poco de reputación o dinero. El que siempre sale mal soy yo, lo se, y con justa razón, mas acabo tirando lo que conseguí con tal persona. No se, la primera amistad se recupero, con algunos daños menores que ya se están enmendando.
El segundo error, que puede calificar a esta conducta como algo cíclico acaba de suceder hace un par de días; prometí hacer algo con respecto a cierto asunto y, no fue desidia, no completé tal encargo. Es difícil esconderse cuando uno no lo desea, es aun mas complicado decir las cosas cara a cara, es imposible decir que he fallado, escribirlo no es difícil, de hecho, es la única forma de ser honesto para mí sin causar más problemas de los que ya he causado.
No es apología, es sólo una idea de lo que pasó…

╚═Cruda… ¯─¯ ***

Pues tan sencillo es todo, salí de mi casa para una necesaria visita a la facultad y no regresé hasta dos días después; la razón de tal retraso fue una borrachera que se salió de mis manos a causa de falta de sueño y alimento. Regularmente habría resistido hasta la una de la madrugada sin comenzar a desvariar pero, esta ocasión me rendí, o por lo menos mi cerebro, alrededor de las ocho de la noche. Mi cerebro me traicionó, se desconectó durante siete horas y no coservo recuerdo de ese lapso, aunque dicen que no cometí muchos desvarios y mi comportamiento, a pesar de no ser normal, estuvo dentro de un rango controlable excepto, tal vez, cuando dicen que casi rompo un muro de Tablaroca de la cocina ,eso no habría sido nada bueno definitivamente, y tiré una botella de vodka, eso no fue bueno, después, claro, de haber platicado con la chica Amelie, inquilina del lugar y amiga de una amiga, supongo. Quisiera recordar más cosas, debió ser una noche muy divertida; cosas como el escupitajo a Oscar desde el departamento, en un segundo piso, a causa de que se haya ido temprano, o como el juego de “verdad o reto” que improvisaron; mas no me perdí de la comida, eso afortunadamente lo recuerdo perfectamente: Benedetti’s, Subway, palomitas en un gran bote y, obviamente, muchisimo alcohol, digase cerveza, tequila, vodka, ron, rompope; todo en grandes cantidades.
Despertar después de ese tipo de ingestas es muy malo, despiertas sin nociones de nada, no sabes donde estas, no sabes que hora es, no sabes cómo es que llegaste allí, no sabes nada y, cuando te das cuenta de todo, acabas más confundido aun que en el momento en que te despertaste y con ganas de salir corriendo, claro que no puedes porque estas en una habitación de un departamento que tiene una entrada que sólo abre con llave. Lo único que resta por hacer es ver los estragos del alcohol en las demas personas; sigiloso sales de la habitación y esquivas a Nazar, que esta dormido en el piso, sales al pasillo y te diriges a mano izquierda, a la estancia, donde estan los demás, repartidos en sillones y sillas, cubiertos con ligeras frazadas, Memo, por ejemplo, está recostado en posición casi fetal y tiene como almohada un gran guante rosa en forma de garra ─producto de Kong, la tienda del “Cha!” en la colonia Roma ─y cubriendolo una pequeña cobija azul; en el otro sillón está Arleth, y en la silla Roberto. Aun esta oscuro y decides regresar al colchón, a intentar dormir a pesar de los ronquidos de Nazar y las punzadas de dolor que llegan a tu cabeza.
Desperté y ya había amanecido. Nazar limpiaba junto a Roberto, Memo seguia dormido, y las chicas deambulaban y acomodaban las bolsas de basura fuera de la vista; la sensación de caos en el estomago es lo unico realmente insoportable, nunca sabes cuál es el alimento o bebida que calmará esa preocupación de que todo saldrá pronto de tu estomago; odio que cuando una cosa funciona una vez, la siguiente no funcione y aumente esa sensación. Esta vez lo que me funcionó fue una orden de sushi y un jugo Unico fresco… no creo que despues vuelva a funcionar.
La cruda ya se fue y ahora sólo queda la espera, la espera de la siguiente borrachera, que será en Coyoacan. Esta fue en Copilco y la cruda en la universidad.